¡Una calle llena de sabor!

¡Hola!

Hace poco estuve pasando mis fotos de un celular a otro y me encontré con demasiados recuerdos sobre este lugar que me hicieron querer escribir este post. Mientras lo redacto voy escuchando salsa cubana para inspirarme y recordar mi paso por este sitio de manera más sensorial. Bienvenidos a la “Little Havana” o la popularmente conocida “Calle Ocho”.

Debo decirles que AMO la salsa, me conecta, soy de esas personas a las que los pies se le empiezan a mover solos al escuchar un son. Una vez un novio me dijo: “oye, ¿no está muy temprano para estar escuchando salsa?, obviamente ahora es mi ex.

Por supuesto, durante mi recorrido turístico en la ciudad del sol, no podía perderme este spot mágico que está lleno de energía de principio a fin; caminar esas cuadras es todo un baile y tuve la suerte de hacerlo y gozarlas (más de una vez) con verdaderos cubanos quienes emocionados, me contagiaron su vibra e historia.

Disfrutar de un helado en Azúcar, fumarse un poco de algún puro afuera del museo cubano, tomarse un clásico Mojito en Ball & Chain, ver tocar una orquesta de son cubano en Guantanamera, hablar con algunos turistas que buscan algo de swing entre sus pasos sin ritmo y hasta bailar más de una noche alguna canción del “Buena vista social club”, no tiene comparación alguna.

Desde la parte cultural y social, es emocionante y admirable como los cubanos han mantenido viva y cerca su patria entre estas calles de Miami. De verdad, es un pequeño viaje que te deja con ganas de más. Saber que este lugar fue el primer escenario que sintieron como suyo miles de disidentes que huyeron de un régimen, deja un poco de sin sabor, pero al ver la alegría que emana cada esquina de la “Calle Ocho”, se olvidan los pesares, o por lo menos, se pasan con un buen ron.

Entre salsa y aroma a tabaco y cortadito, les puedo sugerir que se vistan tropical para este recorrido. Por ejemplo, un buen vestido con flores y algo de movimiento, unos lindos shorts o muchos ruffles hacen que uno se sienta “in da mood”, además siendo Miami, es básica la recomendación. Eso sí, los tacones solamente para quienes los soporten, porque les aseguro, que incluso en la tienda de artesanías los pueden sorprender con un baile.

Sin más, agradezco a mi “Cuban daddy” por presentarme este lugar icónico que se me hace inolvidable, y a cada una de las personas que conocí entre son y paso. Y a ustedes, gracias por leer.

Enjoy!

 

Anuncios

Un comentario sobre “¡Una calle llena de sabor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s