Regresé a New York

¡Hola!

Hace un par de semanas decidí volver a esta ciudad que me encanta y que quiero conocer cada vez más.

Esta visita fue diferente ya que el día a pesar de estar muy frío, estuvo soleado y por ello pude recorrer más lugares y se hizo más ameno el paseo.

Aunque estuve en pocos sitios nuevamente, se siente genial caminar por las calles de Nueva York y sentirme maravillada con cada esquina, cada ventana, cada anuncio, y cada persona que pasa por mi lado. Yo no sé por qué, pero es una ciudad que te cautiva simplemente estando en su suelo. Los que han estado allí creo que me entienden.

En esta ocasión, conocí el World Trade Center, y debo contarles que aunque es un lugar hermoso, lleno de edificios espectaculares, no me sentí feliz; estar ahí me llenó de una nostalgia indescriptible, me sentí un poco culpable y hasta hipócrita visitando un lugar donde tanta gente murió y sufrió. El monumento a las muertes de las Torres Gemelas es hermoso, magno y envuelve muchas cosas fuera de explicación.

Recuerdo el fatal 911, estaba en quinto de primaria y me encontraba recuperando un examen que había perdido. Mi colegio era pequeño y mientras esperaba en el salón de clases escuchaba a las profesoras decir impactadas lo que había sucedido. Pensaba mil cosas en mi cabeza de niña de ocho años, no podía entender nada, eran situaciones de las que nunca antes había escuchado. Tuve miedo, mucho miedo y no sé por qué, estaba en otro país y lejos de ese atentado, pero supongo que me sentí en una especie de “fin del mundo” por el caos que percibía. Mis papás fueron por mí y al llegar a casa sólo pude quedar confundida, triste y sin respuestas al ver en la televisión ese atentado del que nadie podía tener explicaciones para darme. Jamás pude olvidar eso, es un hecho que me marcó y al igual que a mí, a todos.

Después de eso toda la vida me la he pasado viendo documentales, teorías conspirativas, explicaciones “lógicas”, testimonios y demás temas alusivos a esa catastrofe. Ya podrán hacerse una idea de lo que significó para mí estar ahí. Por una parte, sentí solidaridad con las víctimas al orar frente a esas enormes fuentes en su honor, pero por otra, me sentí traidora al estar “turisteando” en un lugar tan triste.

Tuve la suerte de ir con mi tía que también cree en muchas cosas parecidas a las que yo creo, además de haber sido guía turística, excelente compañía y apoyo para ese momento en el que sentí ganas de llorar. También complice al ver juntas un pequeño arcoíris que salía de una de las fuentes, pues tuvimos la sensación de que es la energía de las almas haciendo presencia.

Ahí en ese mismo lugar hay un museo al cual no entré por falta de tiempo, pero en el que se encuentra la historia de ese 9 de Septiembre de 2001 y objetos encontrados entre los escombros. Bajo mis ojos, la entrada de éste se parece al frente de un avión.

Después de esa visita, estuve de nuevo en Times Square. Esta vez me lo disfruté en la noche y es divino. Las luces son demasiado bonitas en vivo y en directo, la vibra de la gente es mágica, todo el mundo está feliz. Estando ahí también probé el tradicional Hot Dog neoyorkino, es riquísimo y se encuentra prácticamente en cada esquina. También aproveché y me tomé una cerveza en un pub Irlandés en pleno corazón del Times Square.

Olvidé mencionar que a mi llegada conocí China Town en Manhattan, un barrio encantador lleno de novedades y calles repletas del colorido de los anuncios publicitarios y el comercio. Caminando por ahí también pasé por el “barrio italiano” y por bloques dedicados enteramente a la venta de joyas.

Fue un Domingo encantador y divertido que sin duda me deja con muchas más ganas de regresar una y otra vez a la Gran Manzana.

Con respecto a mi outfit, opté por estar cómoda y abrigada. Por supuesto un coat, botas, bufanda y jeans. En la noche decidí comprar una boina para llevarme algo de NYC y darle un twist al look; además tuve que comprar también un sweater para ponerme debajo del abrigo porque me estaba congelando al caer la noche.

Sin más, gracias por leerme.

Como dato chistoso, tomé varios taxis por primera vez ahí y me sentí totalmente como Carrie Bradshaw.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s