Me sentí parte de California

¡Hola!

(Recomiendo leer este artículo escuchando West Coast de Lana del Rey)

Hace un mes estuve en un viaje por Estados Unidos en el cual recorrí varias ciudades que amo, como también, conocí algunas en las que nunca había estado; ese es el punto de este post, pues por primera vez llegué a California y debo decirles que fue amor a primer aterrizaje.

Al planear el viaje (entiéndase por ¨planear¨que compré mi pasaje dos días antes) no tenía claro qué iba a hacer, qué lugares iba a visitar, ni demás detalles que en realidad no son importantes para mí, pues me gustan las cosas espontáneas aunque siempre llevo ropa de más por si las moscas (moscas que suelen ser comunes en mí) y así no tener excusas mentales para conocer y pasear. Tenía agendado estar en Miami (es un básico), Connecticut (por primera vez también), Philly (por siempre) y Nueva York (obvio), por lo cual, aterrizar en LAX fue una total sorpresa en mi cronograma.

Estaba emocionada, realmente quien me conoce sabe que siempre he tenido algo que ver con esa zona de Estados Unidos, soy adicta a la ¨Cultura Pop¨desde muy pequeña, y casi todo dentro de ese contexto sucede en California. el vuelo era de costa a costa, muy largo, con escalas que aproveché para dormir, pues la noche anterior había salido de fiesta a una de mis discotecas favoritas en Miami: Wall en el Hotel W de South Beach.

Cuando llegué, mi primera sorpresa fue el clima, por lo general siempre reviso por aplicaciones cómo va a estar la temperatura en el sitio al que voy, pero entre mi guayabo (resaca), la emoción y el corre corre, se me olvidó. ¡Es perfecto! es la combinación más fabulosa de la vida, cero calor con palmeras y mar. Desde ahí lo que siguió fue mejor todavía.

Probar las hamburguesas de In-N-Out es un must.

Sinceramente no estaba en plan turista, quería conocer los sitios donde los locales van y tuve la suerte de que mis amigos me llevaron a ellos. Mi plan era estar una semana pero adelanté mi vuelo dos días para llegar a Philadelphia cuanto antes, aunque el tiempo que estuve los aproveché al máximo pasando por San Diego, Long Beach y un paseito por Orange County y mi amada Laguna Beach (Team MTV del 2004 presente). A mi me encanta viajar por carretera y todo lo anterior lo hice escuchando Lana del Rey con un Marlboro y parando donde quería para maravillarme con el aire californiano que me dejó respirando bonito; la carretera es hermosa, de hecho, hubo un trayecto en el que tuve vista al mar y al atardecer como me gusta: VIP.

Entre todas las cosas que hice, las típicas no estuvieron en la lista, creo que es la manera que tengo para obligarme a regresar, pues aunque son lo que todo el mundo hace, quiero hacerlas algún día. Me estoy refiriendo a visitar el paseo de la fama, Hollywood Sign y bla bla bla. Pero si puedo contarles las actividades que más me marcaron de este mini escape.

Un Old Fashioned en San Diego es un plan perfecto.

La ciudad que más me gustó fue Long Beach, realmente es mi estilo. Tranquila, linda, cerca a Los Ángeles por si necesitaba un aire más cosmopolita y con una vibra que no puedo describirles. Ahí pasé la mayor parte de mi estadía y quedé enamorada. San Diego es también una ciudad hermosa, muy vanguardista y muy limpia (al menos las partes que ví). En general, California tiene una onda súper Boho Chic que me conectó, un olor particular (y no me refiero a la marihuana) y tantas opciones de entretenimiento que considero que cualquiera podría sentirse como en casa.

El vino californiano es algo que aprecio de esta zona.

Hablando de Marihuana, deben saber que no tengo nada en contra de ella, de hecho, quise fumarme un Blunt estando ahí, pero el día que me lo ofrecieron no quise. Lo que sí hice fue consumir un agua muy interesante que contenía Cannabis y me puso un poco high a lo que un amigo (juanjo) bautizó como ¨Highdrated¨ y fue una experiencia divertida, pues la consumí trotando por la playa y no puedo explicarles el nivel de conexión con todo, y no sólo por lo high, sino porque en verdad, es un lugar tan mágico que me hace sentir como si alguna vez hubiese vivido ahí.

Algo que también llamó mi atención fue que estuve de rumba en un antiguo banco del siglo XVIII y no saben la locura que fue. Es enorme, entrando hay un área lounge, también tiene un bar al que ingresas con una clave secreta porque conserva el estilo y concepto de la época donde los bares eran clandestinos, es oscuro y tiene la decoración intacta. Ahí mismo tienen una discoteca gigante al final de un pasillo en donde disfruté del Hip Hop y bailé con mi trago en la mano por horas. No recuerdo el nombre del sitio pero estoy segura que si van y preguntan alguien los va a llevar.

El restaurante Español llamado Sevilla es una maravilla. Nos atendió el Chef y propietario quien eligió nuestros platos y estuvo sensacional.

California es hasta ahora la parte de estados Unidos que más me ha gustado, quiero volver, definitivamente necesito volver.

Enjoy!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s